El blog de Rafa Yuste
 
Cartas allende los mares (2)
 

Amigos y amigas de Ochavillo. He consultado el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Se pueden usar ambas versiones, allén y allende, si bien esta última es más usada. En cualquier caso, siempre en la acepción de adverbio de lugar, más allá de. Pues eso, mis cartas están escritas desde más allá de los mares, aunque siempre queden mares más allá.

Viajar es siempre una experiencia con riesgo. Y no me refiero sólo, ni principalmente, al riesgo físico. Es ir al encuentro con otra realidad. Y si uno está abierto en esa experiencia, siempre puede producirse una transformación. Viajar nos introduce en otros mundos, nos saca fuera de los límites en que habitualmente vivimos, nos proyecta a nuevos horizontes comprensivos. Algunos han recomendado el viajar como terapia de cualquier exacerbación, incluida la nacionalista. Pero, al igual que pasa con la experiencia de la lectura de un libro, esa transformación del viajero y el lector sólo se produce si se viaja o se lee de determinada forma. Los románticos llamaron a esa forma “simpatía” (que según la etimología griega significa sentir o padecer con). Borges, aplicándolo a la lectura, lo expresa así: leer un libro “como si en sus páginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos, y, por tanto, capaz de interpretaciones sin término”.

El filósofo Martin Heidegger da un paso más. Comprender no es ya una actividad humana entre otras, sino la estructura misma de la existencia humana: “El modo propio de ser del hombre es existir como intérprete o desvelador del ser”, o bien, con estas otras palabras: “La comprensión es el modo originario de actualizarse el ser-ahí (el ser humano) como ser-en-el-mundo”.

Todos vivimos en un mundo, en un conjunto de significados, que precede siempre a todo lo que podemos comprender, facilitándolo, pero también limitándolo. El viajar es como fusionar varios mundos en nuestra conciencia. Si soy capaz de despojarme de mi mundo, de lo que yo en este momento soy, y de dejarme ser en ese otro mundo que se me abre, en esa otra posibilidad y sentido que se me abre, se producirá la fusión transformadora y enriquecedora.
He notado que el viajar produce una especie de derretirse del propio cerebro y, en ocasiones, también del propio corazón. Quizá por eso se siente la necesidad de comunicación, por ejemplo, de escribir cartas. Quizá no sea sino una manera de agarrarse al propio mundo, de no abrirse por completo a ese mundo nuevo que se nos va desvelando.

Viajar no está al alcance de todos. Leer sí. Una persona que ni viaja ni lee se torna conservadora, limitada, encerrada en su mundo de significados y sentidos, poco dialogante. Animo a la lectura, y a la lectura no facilota y de simple entretenimiento, sino a la lectura de los clásicos. ¿Quiénes son? Así los describe el profesor Sánchez Meca: “… si una obra literaria o filosófica se convierte en inmortal es porque, en virtud de la riqueza y profundad de su contenido, es capaz de ofrecer siempre interpretaciones nuevas para nuevos problemas y nuevas preguntas. Tiene, por tanto, un poder de renovación ideológica y, en consecuencia, de transformación de la historia misma. Pues es en la lectura y en la reinterpretación de las grandes obras donde toma impulso la modificación de los horizontes culturales y el cambio de las expectativas de existencia de una sociedad en un momento dado de la historia.

En este nuevo artículo he retorno un poco a la filosofía. Como dijo Hegel de todo pensamiento filosófico, he intentado elevar la anécdota a categoría. Pero mantengo la promesa de hablar del país, Paraguay, y de su Gobierno en sucesivas cartas. Un abrazo.

Ver comentarios

Estimado Rafa:buscando noticias tuyas, he visitado tu glog y he de decirte que presiento que he "pecado de envidia", y no añado lo de "sana" porque me han enseñado que la envidia nunca puede ser "sana"... Después de leer tu artículo,tu estancia,tus experiencias, el empaparte de otras culturas, de otras gentes, de otras circunstancias.....Sí, confieso que es "envidia " pura y dura, aunque creo que dicho mal queda rebajado si se le reconocen a la otra persona sus méritos, y eso sí que lo tengo presente, creo que realizas una gran e importante labor,¡ánimo!!! ¡desde aquí mi admiración a todos los que como tú, dan un paso más allá...!
Y como veo que citas a Hegel, que sea Hegel quien acabe el comentario:
"Ten el valor de equivocarte."
"El drama no es elegir entre el bien y el mal, sino entre el bien y el bien."
La verdaderas tragedias no resultan del enfrentamiento entre un derecho y una injusticia. Surgen del choque entre dos derechos."
La historia es el progreso de la conciencia de la libertad."
Un beso desde Almeria, que ya he acabado con los exámenes y parece que ellos no han acabado conmigo!!!
Carmen Alcaraz

No registrado (Carmen Alcaraz Gómez) Comentario realizado el 22 de Marzo de 2009 a las 18:55:47    Denunciar comentario

Amigo Paco: gracias por tu comentario. También tu texto me retrotrae la memoria a septiembre del año 1973. Yo llevaba 13 meses en Fuente Palmera y me fui, por primera vez, a la vendimia francesa con una cuadrilla de Ochavillo, entre la que se encontraban tu hermano Antonio, Paco el de la Morena, "Pernales" y otros amigos de aquella generación. Ya se habían popularizado entre nosotros las canciones de la primavera chilena de Allende, tales como "El pueblo unido jamás será vencido" o las inolvidables de Víctor Jara, "Levántate y mírate las manos", A Desalambrar", "Te recuerdo Amanda" y varias otras. Recuerdo que aquella noche me dormí entre sollozos, después de comentar a los compañeros de vendimina el significado del golpe de Estado de Pinochet. Sollozos parecidos suscitarían en mí, casi treinta años después, la caída en Nicaragua del FSLN, cuyas canciones también había popularizado entre mis amigos en casa de los Luque, a mi vuelta de Nicaragua. Hemos compartido muchas ilusiones y bastantes fracasos, pero, para mi alegría inmensa, leo tu escrito y me reconforto: nos queda la palabra. Que la magia de las palabras, unidas a vivencias, nos mantenga en el impulso solidario y la robustez de la lucha por la justicia. Un abrazo allende los mares. Rafa

No registrado (Rafa Yuste) Comentario realizado el 11 de Marzo de 2009 a las 15:33:53    Denunciar comentario

Amigo Rafa.Una palabra del título de tu escrito, "allende" con minuscula,me ha hecho retroceder en el tiempo y me ha servido para refléxionar la importancia que en mi vida han tenido esas siete letras.De tu boca salieron esas siete palabras la primera vez que las oí.A cien años de su nacimiento y próximo a cumplirse treinta y seis años de su desaparición física,el pensamiento y la acción de Salvador Allende no solo conservan plena vigencia,si no que en el contexto actual su figura se yergue como la de un hombre moderno que con visión de futuro buscó cambiar el esquema en que se pretendia mantener encajonado no solo a su pueblo si no a todos los pueblos así llamado en desarrollo o subsarrollados.Entre otras muchas cosas le dolía la pobresa y le preocupaba el futuro de los jovenes, a los que les reconoció un papel protagonista en los cambios que se impulsaban,y creo la Secretaría de la Juventud.Creo también la Secretaría de la Mujer,no para contraponerla al hombre,si no para impulsar la participación de la pareja humana.Y sobro todo consigió que con su muerte heróica millones de jovenes de todo el mundo tuvieramos el primer contacto con la palabra SOCIALISMO.
Esas mismas siete letras ,escritas por la misma persona a la que por primera vez se las oí hace casi 36 años, ahora vienen revestidas de filosofía y sirven para intentar "convencernos" da las virtudes y ventajas que tienen el viajar y el leer.Definitivamente la palabra ALLENDE sigue siendo mágica.

No registrado (Frº Arriaza) Comentario realizado el 9 de Marzo de 2009 a las 23:06:56    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital