El blog de Dani Hens
 
En busca de la felicidad
 

Creo que no existe una definición oficial de "Felicidad", dado que muchos han sido los que han intentado definirla. Podríamos enumerar sus definiciones y no creo que ayudara mucho. Sólo puedo contar con mi propia experiencia. La pregunta no es qué es la felicidad, porque como experiencia única, simplemente se conoce en cuanto se la experimenta, como el amor. La pregunta fundamental es ¿Qué Impide la Felicidad?. Y ahí sí que el ser humano puede trabajar.

En primer lugar, existen una serie de condicionamientos sociales, emocionales e intelectuales que corresponden a visiones falsas del mundo en el que vivimos y que provocan tristeza, insatisfacción, vacío. Cada vez que uno de esos condicionamientos inconscientes desaparecen, el ser es más libre para ser lo que es. En ese sentido, la felicidad proviene de un sentimiento de ser lo que se es, y de aceptación de la verdadera naturaleza de lo que eres, y el disfrute de ello.

Tiene mucho que ver con la alegría infantil de vivir, y muchos afirman que para ser felices hay que buscar al niño interior.

No es fácil definir en pocas palabras el resultado de la búsqueda de una vida, pero, de cualquier manera, os puedo decir que esta pregunta no sólo es importante, sino que es la base de lo que debe plantearse un ser humano para ser feliz.

Como propia experiencia, he de decir que el psique, juega un papel fundamental en esta pregunta, dado que el cerebro es el órgano más complejo y maravilloso, que posee el ser humano. El cerebro es nuestro órgano más misterioso, de él parten todas las órdenes y las regulaciones del organismo, de las más simples a las más complejas de las funciones psicológicas. El cerebro procesa la información sensorial, controla y coordina el movimiento, el comportamiento y las funciones corporales homeostáticas, como los latidos del corazón, la presión sanguínea, el balance de fluidos y la temperatura corporal.

El cerebro es responsable de la cognición, las emociones, la creatividad, la memoria y el aprendizaje. La capacidad de procesamiento y almacenamiento de un cerebro humano estándar supera aun a los mejores ordenadores hoy en día.

Y aquí, llegados a este punto, solo me queda decir, que tanto la felicidad, como el amor, etc. Parten todos de una mismo sitio, nuestro cerebro, y poder controlar ese órgano al 100%, me atrevería a decir que es casi imposible, pero, si cada uno de nosotros intentara poder controlarlo, de manera que pudiésemos saber donde esta nuestro equilibrio y poder despojarnos de malos pensamientos, sensaciones y solo intentásemos quedarnos con las actitudes positivas, creo que es ahí, donde empieza el camino que nos podría llevar en busca de la felicidad.

Un saludo: Dani Hens.

Ver comentarios

Enhorabuena a ambos por vuestra brillante reflexión

Un abrazo fraternal

No registrado (manuel mestre) Comentario realizado el 28 de Febrero de 2009 a las 18:09:26    Denunciar comentario

Dani, ¡te has inclinado por lo fuerte!
Según me haces entender en el primer punto, la felicidad se obtendría del desligamiento del ser humano de los condicionamientos sociales, emocionales e intelectuales. Pero no creo que éstas correspondan a visiones falsas del mundo en el que vivimos o que nos provoquen vacío o tristeza. Estas visiones falsas y estos sentimientos de las que hablas y que sesgan nuestra felicidad, podrían venir dadas por una enfermedad llamada depresión y que en términos cortos, podríamos definirla como una exacerbada interpretación negativa de la realidad que lleva a unas emociones extremas haciendo a la persona indigna y triste. También creo que es prácticamente imposible desligarse de estos condicionamientos de los que hablas, pues por ejemplo deberíamos matar a la sociedad al completo o convertirnos en robots sin emociones para conseguirlo. Por lo que en este punto, podríamos entender la felicidad (y me la estoy jugando) como el equilibrio de nuestras emociones cuando están en contacto con la realidad social.
Respecto lo de sacar el niño que hay en nuestro interior para ser felices, podría ser porque el niño tiene que formar su conocimiento en pos de la experiencia, y esto, le hace apasionarse del mundo, de sus objetos, de la utilidad de estos objetos… El niño disfruta de lo más simple porque antes no lo ha vivido o poco lo ha vivido. Por lo que pienso, que la motivación hacia la vida en un gran arma para la “felicidad”.

Y sobre tu último punto, me muestro de acuerdo, el cerebro lo es todo, pero esa positividad de la que uno debe hacer gala se ve errada por una realidad que nos ha sido impuesta.
Es inútil buscar la felicidad como algo duradero, lo que sí se puede buscar es la felicidad como un sentimiento satisfactorio y de corta duración.
Un saludo Dani y gracias por estos tipos de artículos, que son los que verdaderamente enriquecen a las personas.

No registrado (Alfonso (hijo del copas)) Comentario realizado el 26 de Febrero de 2009 a las 12:29:41    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital