El blog de Rafa Yuste
 
El mercado del mundo
 

Amigos y amigas de Ochavillo: La crisis actual del mercado me ha traído a la memoria un viejo cuento de los socialistas utópicos titulado así, El mercado. Lo evoco a continuación. Algunos de los no jóvenes de Ochavillo se acordarán que lo representamos como pieza teatral en la inauguración del salón de la juventud. El mercado es, efectivamente, un símbolo del mundo. El mundo es hoy un único y poderoso mercado, donde los que imponen la ley (libertad de mercado la llaman) son los ricos mercaderes. Dicen que son más hábiles y diligentes que el resto, más competitivos, y que por eso todos los demás deben seguir sus leyes. Aunque su truco es muy viejo y sencillo.

En el mercado del mundo hay bienes, o si no capacidad de producirlos y distribuirlos, como para acabar con el hambre y la miseria; pero las leyes del mercado impiden repartir esos bienes, aunque mucha gente perezca. A lo sumo, los piadosos mercaderes dan alguna limosna, ayuda humanitaria la llaman, que es como dejar caer de la punta de los dedos gotas de caridad sobre la gente sedienta. Gotas que saben muy amargas. Y como la gente podría querer coger el agua por la fuerza, desde siempre los ricos mercaderes tienen guardianes, gentes a quienes dan los bienes necesarios a cambio de que defiendan su propiedad. También tienen adivinos que le hablan a la gente del pueblo para que se mantenga pacífica y tenga paciencia, ya que el hambre o la sed que soportan es querida por Dios, le dicen. Y tienen también sabios que explican al pueblo las causas de las crisis, como superproducción o falta de confianza y cómo, para que haya trabajo, algunos, pero no todos, deben tener bienes en abundancia y hasta de sobra.

Siempre hubo una clase de gente, a la que han llamado utópicos y soñadores, que hablaba al pueblo en contra de los mercaderes y sobre la necesidad y posibilidad de organizar de otra manera el mundo. Pero casi todas las otras maneras de organizarlo han fracasado, se dice que por sus propios errores (no se dice que también por las zancadillas que les pusieron los mercaderes). Y ahora, el poder de los mercaderes es casi absoluto; a los soñadores nadie les hace caso y muchos de ellos tienen también bienes suficientes y se han convencido de que es imposible organizar el mundo de otra manera.

Hay quien se encuentra a gusto en ese mercado del mundo; pero para los que miran el mundo desde abajo, ese mundo no les gusta. La situación del mundo no me gusta. La pobreza, junto a la sensación de que hoy sería posible erradicarla, no hace sino crecer. La brecha que separa a los países pobres de los ricos no hace sino incrementarse. El tuteo habitual de los pobres con la muerte temprana se hace intolerable. En el mercado del mundo nada cuentan los que no tienen nada que vender o con qué comprar. No es mucha la diferencia, en esa feria del mundo, entre persona y ganado, entre niño o algo así.

¿Qué puedo, entonces, decir yo? ¿Qué puedo decir a los que ahora estén contentos, si no comparto su alegría? ¿Qué puedo decir a los que un día soñaron y lucharon por otra manera de organizar el mundo, si hoy, nos dicen, está todo el pan vendido y las cuentas están hechas? ¿Qué pasa cuando, entre los valores del único mercado, los sueños utópicos ni siquiera se cotizan?

Tiempos difíciles para la libertad. Tiempos difíciles para la paz. Las resistencias que es necesario vencer se han hecho más espesas. Parecerían tiempos laboriosos hasta para las esperanzas. Difíciles sí, pero no suficientes para ahogarlas.

He pensado, entonces, con el poeta que “la poesía es un arma cargada de futuro” y releyendo algunos poetas favoritos, les he tomado la palabra para amañar una poesía. Esto puedo deciros:

“No penséis, vosotras y vosotros, mujeres y hombres libres,
que va a durar por siempre la pax americana.
No viváis tan sólo del recuerdo y la nostalgia,
ni penséis, mucho menos, que la utopía es vana.
Cultivad la recia ternura de la solidaridad.
Cultivad el desdén de los que dominan
-no importa si un país o unos ojos-
manteneos alerta, en pie de paz.
Si, por la moda de tu generación,
tus sueños son, quizá, los sueños del disc-jokey,
sabes, al menos, que la vida es un disco con dos revoluciones:
libertad, nunca se raya, nunca se raya, amor, si tú eres libre.
No hagas del amor, únicamente, flor de las madrugadas,
ni ahogues con alcohol, únicamente, penas y soledades.
Si ni sabes ni aprendes a moverte en la calle con la gente,
si no sueñas sus sueños y solo en alucine o en cloacasel palacio
te encuentras a tus anchas, una de dos,
o ya la libertad te arrebataron, o, mucho más sencillo,
caíste en la trampa del bolsillo.

Ver comentarios

No se si es bueno o no, creer en las casualidades, pero, ayer (15-11-2008) buscando una misa desesperademente, mi marido y yo, acabamos aterrizando en un pequeño local, de una localidad cercana a la nuestra,nos encontramos con grupo reducido de personas, se respiraba una total intimidad y una calma absoluta, pero lo que más me sorprendió fue "el cura" , en su homilía descubrí que era un verdadero maestro, en toda la extensión de la palabra, descubrí que sus palabras desprendían algo distinto, eran certeras y claras, sinceras y con compromiso, en ese momento le dije a mi marido:"este hombre es un profesor unuversitario con toda seguridad, me gusta y le quiero conocer" (yo estudio Ciencias Religiosas en Almeria)y así, una vez terminada la misa, me presenté, le pedí conocer algo de sus artículos.... pero la curiosidad me ha llevado a buscar en internet, y la verdad es que he encontrado "el mercado del mundo" y sólo me quedan palabras para decirle tres cosas:¡ole, ole y ole! ¡Felicidades Profesor !!!!!!!

No registrado (Carmen Alcaraz Gómez) Comentario realizado el 16 de Noviembre de 2008 a las 10:39:13    Denunciar comentario

Rafa,realista e poético...acreditamos que um outro mundo é possível.

No registrado (Jane Pilar/Brasil) Comentario realizado el 11 de Noviembre de 2008 a las 13:55:53    Denunciar comentario

muy bueno pa i Rafa. como un gran maestro. Felizitaciones!!

No registrado (luis alberto benitez) Comentario realizado el 26 de Octubre de 2008 a las 22:57:34    Denunciar comentario

Estupendo Rafa. Recuperemos las jamás enterradas utopías y sigamos por la misma verea aunque se acabe. Evoco también yo a los poetas.
No arrojemos la toalla.
Dejemos el pesimismo para tiempos mejores

No registrado (Paco López) Comentario realizado el 17 de Octubre de 2008 a las 17:25:28    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital