El blog de Rafa Yuste
 
La política
 

Amigos y amigas de Ochavillo: después de un invierno improductivo y habiendo de nuevo cambiado de Continente (desde el 16 de febrero estoy en Asunción Paraguay) retomo mi blog. Para mi satisfacción, esta ausencia mía provisional ha sido compensada con la aparición de otros blogs. Estamos en campaña electoral. Voy a hablar de política. Pero, ¡ojo!, mantengo mi estilo: la filosofía no es coyuntural. Sin embargo, dedico mi escrito a cuantos y cuantas acometen, desde diversas instancias, incluida la de los partidos políticos, la tarea pública.

La política no es otra cosa que el arte de vivir en sociedad. Hoy, de la política, oímos más quejas que entusiasmos, nos fijamos más en las cargas que lleva consigo vivir en sociedad que en la alegría de haber sabido organizar la convivencia. Por muy justificadas que estén las quejas y por más pesado que se nos haga vivir juntos, sigue siendo cierto que la política es la más bella obra de arte que hemos inventado los humanos. Nada menos que la ilusión de elevar a racional y razonable nuestro irremediable y natural ser social-

Para el filósofo Hegel, la política es el paso de la pura naturaleza a la cultura, de la certeza de la muerte a la voluntad de asegurar la vida, del rebaño sometido al despotismo del más fuerte a la sociedad relativamente igualitaria que se reparte las tareas sociales. El bien intrínseco de la política, aquello que la legitima y es su razón de ser, es el bienestar común y la justicia en la sociedad. Lo demás, prestigio- dinero- poder, son bienes colaterales, unas veces legítimos (es natural que un buen político tenga prestigio) y otras, las más de las veces, bastardos. Cuando la política pierde de vista su bien interno, se convierte en puro mercadeo.

Hay democracia cuando asumimos que organizar la convivencia es algo que toca a todos. La vida pública no es patrimonio exclusivo de los políticos profesionales o de los funcionarios, sino responsabilidad de los ciudadanos. Si hay democracia siempre habrá políticas divergentes, es decir, diversidad de planteamientos sobre cómo organizar mejor la convivencia. Pero si los ciudadanos abandonan en manos de los políticos profesionales toda la tarea, morirá la democracia.

En la filosofía política hay dos maneras principales de entender la convivencia en sociedad:
La primera, la entiende como un contrato social: los individuos de una sociedad planean en común las leyes, las jerarquías, la distribución del poder y la mejor forma de atender las necesidades públicas. El filósofo John Rawls dice que si esa distribución inicial se produjera en un parlamento hipotético, velado por la ignorancia de cuál será la posición social individual de cada miembro, los principios que se establecerían serían estos:
[i]primero[/i], garantía de que nadie se verá privado de los bienes básicos de sobreviviencia y libertad; [i]segundo[/i], que en el acceso a los demás bienes, habrá igualdad estricta de oportunidades; [i]tercero[/i], si tiene que haber alguna discriminación, que ésta sea positiva, a favor de los más desfavorecidos. La justicia es, de esa manera, el fruto de una [i]construcción social[/i] de los ciudadanos.

La segunda perspectiva, en cambio, desconfía de la capacidad deliberativa de los ciudadanos para establecer lo mejor para la comunidad. Cada uno ha de preocuparse únicamente de buscar satisfacer sus necesidades e intereses. El beneficio público será resultado de la interacción entre quienes buscan su provecho privado. Una mano invisible armonizará lo aparentemente discordante. El poder político debe abstenerse lo más posible de intervenir en el juego de las astucias privadas. La justicia es el resultado de las búsquedas individuales, que recaen sobre cuestiones que nada tienen que ver con el resultado final.

Hoy es difícil discernir qué política, qué partido, entiende la convivencia en una u otra perspectiva. En líneas generales, la primera es socialdemócrata, la segunda es neoliberal.

Yo me adheriría a un programa político que, como filosofía, contuviera los siguientes principios:

1. Primacía de la persona, entendida como “el respeto, espontáneamente experimentado y recíprocamente garantizado, de la dignidad humana, en cualquier persona y en cualquier circunstancia en que se encuentre comprometida, y a cualquier riesgo que nos exponga su defensa” ([i]De la justicia en la revolución y en la Iglesia[/i]).
2. Autonomía de la persona, de cada cual, para trazar sus propios planes de vida y sus ideales y utopías de excelencia, sin otro límite que el derecho semejante de los otros a su propia autonomía.
3. Igualdad de oportunidades, cada cual debe ser tratado socialmente de acuerdo con su conducta, mérito o demérito personales y no según factores aleatorios que no son esenciales a su humanidad (raza, étnia, sexo, clase social, etc.).
4. Solidaridad, la dignidad humana exige una sociedad solidaria con la desgracia y el sufrimiento de los otros, una sociedad de sim-patía, una sociedad en la que nadie resulte abandonado.

Isaac Asimov, un escritor de ciencia ficción, pero que también es filósofo, inventó estas tres leyes aplicables a los robots (cuanto más a nosotros que no somos robots):

[i]Primera[/i]: No dañarás a ningún ser humano.
[i]Segunda[/i]: Ayudarás cuanto puedas a los seres humanos (siempre que no sea violando la primera regla).
[i]Tercera[/i]: Conservarás tu propia existencia (siempre que no sea a costa de violar las dos leyes anteriores).

La mayoría de nosotros invertimos el orden de estos tres preceptos. Siempre existirán los vivos que pretendan sacar ventajas del comportamiento correcto de los demás. Gracias a ellos vivimos rodeados de guerras, hambres, cárceles, de seres abandonados. El sufrimiento humano tiene, según Freud ([i]El malestar de la cultura[/i]), tres principales fuentes: “La supremacía de la Naturaleza, la caducidad de nuestro cuerpo y la insuficiencia de nuestros métodos para regular las relaciones humanas en la familia, el Estado y la sociedad”. Algo hemos hecho por acabar con esa supremacía de la naturaleza, algo intentamos hacer contra la caducidad de nuestro cuerpo. Los que hagamos por hacer suficientes los métodos que regulan nuestras relaciones humanas en la familia, el Estado y la sociedad, eso es la política. Tarea de todos.

Ver comentarios

Hablando de política, me congratulo desde Ciudad del Este, Paraguay, con la consecuencia de la decisión del TSJA, la constitución de Ochavillo como Entidad Menor Auntónoma. Mi próximo artículo en el Blog, aunque sea oportunista, tratará sobre la autonomía. Enhorabuena a todos/as y gracias a quienes lo han hecho posible. Rafa Yuste

No registrado (Rafa Yuste) Comentario realizado el 5 de Junio de 2008 a las 17:06:21    Denunciar comentario

Gracias RAFA creo que muchos de los que aquí escribimos u opinamos deberíamos leer este articulo, gracias por ser vos quien día a día lo demostrais. Y enhorabuena por los resultados en ese pais hermano que de seguro, algo tendras que ver. Salud...

No registrado (Ricardo González Mestre) Comentario realizado el 21 de Abril de 2008 a las 23:56:28    Denunciar comentario

En Paraguay, el domingo 20, la polìtica me ha dado una de las mayores satisfacciones de los últimos 25 años de mi vida. El pueblo ha hablado y ha hecho escuchar su voz. De manera pacífica y con una indescriptible dignidad. Mi estima y amor por este pueblo han crecido enormemente. ¡Todo salió bien! Aquí sigo...

No registrado (rafa yuste) Comentario realizado el 21 de Abril de 2008 a las 23:46:30    Denunciar comentario

De objetiva califico tu articulo sobre la politica amigo rafa. La politica es ineherente al hombre, lastimosamente muchos estamos malinformados y hasta con conceptos equivocados sobre "esta arte de vivir en sociedad" y mas aun la manipulacion hecha sobre la misma para provecho propio. Hasta pronto.

No registrado (Tito Legal) Comentario realizado el 2 de Abril de 2008 a las 23:09:39    Denunciar comentario

Boa reflexão Rafa,creo também que para militarmos na política,temos que ter uma certa dose de utopia e tb esta pode ser de linha socialista,não só social democrata.

No registrado (jane pilar) Comentario realizado el 25 de Febrero de 2008 a las 16:06:08    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital