El blog de Dani Hens
 
Amigo mio
 

 


“Vil espejo en el que te reflejas amigo, espejo que refleja tu fantasma, ese fantasma que te atormenta, ese fantasma interior que decidió alojarse en ti y hacerte pasar el peor de tus baches.”

Amigo que viniste para sacarme de mi desdicha, amigo fiel, amigo constante, amigo verdadero. Cuando en mi camino una plaga de zarzas irrumpía sobre mi horizonte, las cuales al mi lento caminar me abrían heridas penetrantes, unas heridas que no cicatrizaban, que escocían, heridas sangrantes y en la soledad de la noche me atrevería a decir venenosas amigo mío. Ojala consigamos desterrar ese fantasma que se alberga en tu interior como tu desterraste el mío cuando me atormentaba.

Llegaste para quedarte, viniste para que caminásemos juntos y ahora a escasos meses desde que empezamos a cultivar esta grandiosa amistad, necesitas mi ayuda, una ayuda en la cual me encierro, cubro mi cabeza con la manta que solo me deja ver tu dolor. Amigo mío, perdóname por sentir que te estoy fallando, perdóname si hay algo que esté haciendo mal, aunque este perdón implorado lo veas desde el espejo en el que actualmente te reflejas, ese espejo que intenta reflejarte demacrado, ese espejo que intenta hacerte pensar que llego el momento de dejarme caminar solo. Pero si estoy en el derecho de pedirte algo, solo me gustaría decirte que me niego a pensar que puedo dar un solo paso en este camino sin ti, que he perdido a mi fiel escudero, que ya no tengo una columna en la que apoyarme.

Sé que quizás podría haber apretado con fuerza la cadena y someterte a mi yugo. Pero ya sabes que siempre te trate como un igual y me conoces amigo mío, sabes que nunca haría nada en perjuicio de nadie y menos de ti. Me encanta ver como gestionas “tu libertad”, una libertad que por suerte o en este momento puntual por desgracia te ligó a mí de una manera coyuntural, esa libertad la cual e intentado que sea lo más placentera posible para ti. Hoy te reconozco que estas siendo ejemplar, en lo bueno y en lo malo. Aunque tu físico deje dudas sobre ti, tú, yo y el que te conoce no duda de el buen interior que portas, el buen interior que te caracteriza y que a echo que me enamore perdidamente de ti.

Sabes que voy hacer todo lo que esté en mi mano, sabes que nunca te dejaré caminar solo, sabes que me tienes y tendrás siempre para lo que quieras, pero amigo mío, me permitiré el lujo de pedirte una sola cosa. Me voy a permitir el lujo de decirte que no te dejes vencer por el fantasma, porque ten en cuenta una cosa, una vez encuentre la puerta de acceso, ese fantasma sabe que tiene las horas contadas y por ti amigo mío no tendré piedad alguna.

 

“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”

Khalil Gibran (1883-1931) Ensayista, novelista y poeta libanés.

 

Dedicado a todos los que han tenido algún amigo luchando contra su fantasma. Un saludo, Daniel Hens.

Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital