El blog de Alfonso Balmón Jiménez
 
Ensueño
 


Ciudad eterna, de líneas infinitas y de rascacielos en auge, de descontroladas madrigueras y silencios atronadores. Vacía de vida y destrozada de muerte, solo basura por tus calles, escape de almidón y alquitranadas farolas. Olvidado en esa nube de polvo, mal olienta cúspide engañosa, y yo, errante por tus sendas, como el que no tiene lugar ni destino, como el que ha pecado y obtiene su castigo, yo, droga cansada de servir a los demás, perturbada y alicaída, encadenada a sus sentimientos nefastos. Vuelves a mi cual lobo regresa de su cacería, pero tú, aún hambrienta y deseosa de llenar ese hueco de tu estómago que llama tu atención con gran fuerza. Cubro mi rostro a tu llegada con un intento fallido de pasar desapercibido de tus garras, un intento fallido de seguir sonriendo allí, en la ciudad vacía y polvorienta. De nada sirvió, de nada valió que me escondiera porque tarde o temprano me encontrarías,  debilitado y moribundo. Te detienes ante mí, mafioso de fría sangre, y me revelas que nunca te fuiste y que yo nunca te olvidé, caigo a tus pies para tratar de pedir clemencia. ¡Oh libertad! ¿Por qué me haces esto? Ya nada cuenta de mi parte, condenado a servirte, a sollozar con lágrimas de madera tu lejanía, y cuando estás es mi mente, solo eres un pensamiento, una abstracción que todos ridiculizan, una broma de la naturaleza humana y nosotros, su club de la comedia.


Siento haber fracasado al tratar de unirte, libertad, con felicidad, aún sabiendo que no existe lugar en esta ciudad para los dos, que sois fieros combatientes en este mundo ¡Y no sabes lo que me duele! ¿Por qué no Emigramos a esa otra ciudad? Esa ciudad que todos niegan,  que la historia supo desvanecer y tratar como mito, esa ciudad donde el perro ni tiene ni collar ni amo, donde somos diferentes y a la vez iguales, lejos de supersticiones y de prejuicios. Lugar donde el alma es el guía y todos tenemos camino y futuro, donde la pobreza es utopía y las emociones parte de la vida.


¡No me mires con esa cara! ¡Tú serias el amo, libertad! –andaba agitado y expresivo alrededor de libertad como si le hubiese dado un brote de locura, convencido de lo que decía- Si, ese lugar donde yo dejaría de llamarme desesperanza.


 


Un anarquista puede ser considerado, según Bakunin, como "un apasionado amante de la libertad, considerándola como la única condición bajo la cual la inteligencia, la dignidad y la felicidad humana pueden desarrollarse y crecer ..."



Ver comentarios

Muchísimas gracias. En estos momentos tan amargos para una persona el apoyo de la gente reconforta y alivia. Gracias.

Alfonso Comentario realizado el 25 de Marzo de 2011 a las 20:20:00    Denunciar comentario

Solamente quiero, Alfonso, transmitirte a tí y a tu madre y hermanos tambien desde aqui mi apoyo en estos duros momentos, por que tu has hecho de la pagina del pueblo parte de ti y por que tu eres parte de la pagina. Un fuerte abrazo y ANIMO....

Manuel Comentario realizado el 21 de Marzo de 2011 a las 23:13:28    Denunciar comentario

Bellas palabras de amor a la libertad. Ya estás Alfonso en esa ciudad que añoras, porque la libertad nace y crece en el interior de cada uno. Es una droga que una vez probada no puedes vivir sin ella...porque entonces somos uno con ella y felices cuando la vemos crecer en los demás.

Manuel Delgado Milán Comentario realizado el 10 de Marzo de 2011 a las 14:51:04    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital