El blog de Alfonso Balmón Jiménez
 
La amarga duda
 

Te veo reír, sollozar, siento que mi imaginación y mi alma vuela cuando veo tus cuidadosos meandros corretear por la palidez de la atmosfera perdida. Abrázame, abrázame mientras escupo desenfrenadamente a la luna y la desprecio escribiéndola en minúscula, extráeme, bebe mi agua y permíteme acariciar tu majestuoso cabello sediento de vida. Solo me motiva respirar tierra y pisar el aire, pero por favor, ¡Ten la valentía de dejarme en soledad!, que es lo único que quiero para mí, pero que no pretendo para los demás. ¡Llámame irracional si lo deseas!, ¡cuidado con lo que deseas! Que no hago más que aumentar grano a grano la montaña de mi racionalidad con lo ilógico de la existencia. Solo quiero, amo, lloro la libertad con cada arañazo de incomprensible desesperanza, que paradójicamente lame mi febril piel con lujuria. No te engaño, pero la vibrante y ardiente llama del instinto me pide ¡qué digo! Me implora que le haga el amor como caballo que destroza la oscuridad de la noche con su galopar. También si quieres, Llama arrogante y vanidosa a mi mano, esa incontrolable extremidad que hace lo que le place sin atender a nada, esa mano que es capaz de plantarse en el mismo cielo y mear hasta ver saciado su odio, sus impulsos de venganza. Esa mano que ha estado sumergida en el estanque de la mentira, tragando lo más agrio de su impotencia e engullendo su voluntad. Mi gran amiga voluntad, te juro que algún día destrozaré el bote de cristal donde yaces encerrada desde que aprendiste a diferenciar lo malo del BIEN y lo bueno del MAL. Y es que soy aquel ser que se regocija en lo más profundo de su llanto, aquel que añora cosas que parece inalcanzables, que hace de la libertad un DIOS y del mismo dios una risa, aquel animal que se convierte en humano para ver al humano comportarse como un animal, soy aquel que no sabe quién es, porque le ha sido arrebatada su identidad.

Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital