El blog de Alfonso Balmón Jiménez
 
¿Orgulloso de qué?
 

Sociedad, concepto abstracto que formamos tu, él y yo. A pesar de tu inconsciencia sabes que algo falla en este mundo. Naciste ignorante, los medios de información fueron tus educadores, te enseñaron lo que bien está y lo que en su defecto mal, crearon tus peores temores y tus peores prejuicios, te educaron en una motivación extrínseca y ahora eres esclavo del demonio enredador llamado dinero, te enseñaron que tu libertad acaba cuando empieza la del otro, pero no te enseñaron que tu acumulación de bienes materiales acaban cuando empieza la del otro. Tu motivación de logro fue manipulada en pos de la recompensa y te enseñaron que los que de la calle hacen su cama es razón de esa pérdida.

Ahora eres preso de su pensamiento, eres preso porque te hizo creer que este es el mejor sistema, porque te hizo cree que eres libre y que tú eliges tu propio futuro, eres preso porque hizo de un gobierno una necesidad, porque te hizo creer que esto es una democracia (etimológicamente gobierno del pueblo) y solo es elegir de que salsa quieres ser cocinado. Y ahora victimas de hombres que nos llevan obligados a guerras, victimas de reformas que no hemos elegido el pueblo y victimas de todas las decisiones que no nos son consultadas.

Solo hay que volar con alas de halcón y ojos de lince por encima de áfrica y Sudamérica para percatarse de la injusticia del mundo, de cómo unos tienen tanto y otros tan poco, y ese poco porque le fue arrebatado. Si esto fuera lo mejor, no habría niños llorando de hambre, no habría padres llorando por hijos muertos de hambre, no habría guerras petrolíferas…

Si hay que matar a millones de niños, hombres y mujeres para que mi país sea un grande entre los grandes, que no cuenten conmigo, que prefiero vivir en la miseria antes que eso, y el que de acuerdo esté, que no diga que es humano.

Y no pidas a tu gobierno mucho, porque no son ellos quienes gobiernan el mundo, sino el dinero, los bancos, las multinacionales y todo este sistema. Los gobiernos son simples mercenarios de éstos, de hecho hay campañas políticas respaldados por bancos y empresas.

El valor del ciudadano de a pie radica en su consumismo y en su trabajo, después de esto, no busques más valor para ellos, o si no, permanece consumiendo productos de cualquier distribuidora alimentaria durante 15 años, y después pídele un cartón de leche sin que obtengan beneficios, y verás lo que te dicen.

Y luego están los otros ladrones, los que hacen su dinero de la deuda del ciudadano, los que fabrican de un bajo porcentaje de dinero todo un patrimonio ficticio prestando algo que no tienen, algo que han creado de la nada y haciéndonos a nosotros más dependientes de ellos. Estos (los bancos) son los verdaderos amos del mundo.

Pero a la vez que creaban este pensamiento, hacían de otros una utopía para el hombre, y cuando se es amo del pensamiento, ¿Qué más quieres? ¿Creéis que puedo estar orgulloso del mundo donde vivo? ¿Creéis que nuestros hijos se merecen esto? ¿Creéis que voy a estar orgulloso de mi país? Como dice una canción: por la bandera hay que morir, pero luego te das cuenta que no ha hecho nada por ti.

Un beso a todos los que luchan por un mundo mejor.

Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital