Ochavillo en las vivencias de Manuel Delgado
 
Pobres Palabras
 

Más polifacético y más sencillo, más sensible y más rebelde, estrujando la vida con tesón y esperanza irreductibles, Paco López de Ahumada, mantiene en su libro “Pobre Palabras” la fe en el ser humano y en que, gracias al espíritu grande que habita dentro de todos los seres humanos de todas las creencias y religiones y de la creciente vitalidad que está aflorando en los Foros Sociales Mundiales, la lucha por otra globalización, la de la libertad, la igualdad y la dignidad humana va a dar pasos de forma inexorable.

Pobres Palabras es un libro que nos brinda el conocimiento de un alma inquieta y sensible, entusiasta de la vida, opuesta a la superficialidad, a la vida sin sustancia, consumista, en la que nos sometemos a los dictados de la publicidad y los intereses de un sistema en el que el hombre cuenta poco.

Paco nos regala sus reflexiones, que van trenzadas con lo cotidiano, con la vida real, y nos devuelve una imagen clara y desnuda de nuestra inconsciencia, de nuestros autoengaños, de nuestra falta de compromiso, de nuestra pasividad.

Nos invita a que veamos más allá, nos interroguemos por lo que todo el mundo da por supuesto, miremos en nuestro interior y busquemos esos recursos imprescindibles para la vida que no se venden en el supermercado de la esquina.

A muchos nos gustaría creer, con Paco que una nueva espiritualidad está emergiendo en nuestros días, aquella en la que Dios no es un pretexto, la que piensa que es imposible casar: a Dios con al dinero. Una espiritualidad que nos ayuda a crecer como personas en la búsqueda de otro mundo mejor y posible, a tener confianza, a perder los miedos, emplear todos los talentos en conseguir la justicia global.

Apuesta Paco por los nuevos agentes sociales que tienen la misión de sacarnos de este ambiente de impotencia ante la injusticia causada por un sistema basado en el enriquecimiento a toda costa, a costa de los que han perdido un juego con las cartas marcadas, a costa de los que ni siquiera han jugado, a costa de los recursos naturales que ya no disfrutarán las siguientes generaciones, mediante el empobrecimiento cultural, mediante el control de los canales de deformación, etc.
Contra la opresión que se nos impone por la fuerza como hemos visto en Gaza, Paco es un David actual que usa la onda de la palabra, sus Pobres Palabras frente a la injusticia. Frente a los que conspiran y crispan, hacen nacer las guerras en su provecho, esquilman la tierra y globalizan la miseria, mientras acumulan lo que es de otros, y que sólo quieren para exhibir su enorme poder.

La FORTALEZA DE SUS POBRES PALABRAS ESTÁ EN SU AUTENTICIDAD, EN SU EJEMPLO DE SENCILLA TENACIDAD EN SU EMPEÑO DE HACER COINCIDIR LAS PALABRAS CON LO HECHOS.

También podríamos decir, en otro sentido que es un hombre de palabra, un hombre cabal, que vive aceptando la vida según le viene y dándole sentido en su búsqueda de la justicia, la verdad, la luz, disfrutando y haciendo disfrutar de ese trocito de felicidad que nos toca, sin desperdiciar nada de lo que nos regala la vida.

Es Paco un amigo cercano y sin exigencias, que comparte sin más, que va con “la mirada clara, la mano extendida, la palabra sincera, la esperanza ilusionada hecha sueño”.
Es un político que actúa frente al mezquino interés y la conveniencia de la postura partidista en cada momento, contra el regate corto, y se pregunta “¿cuando los políticos van a incluir en sus programas la lucha directa contra el hambre la pobreza y la exclusión? ¿Cuándo va a invertir más en educación que en policía y ejercito?”

Como hombre creyente entiende la Religión, “como un camino abierto al descubrimiento de un misterio que remite al hombre a la hondura de su propio ser a la hondura del ser de Dios escondido en lo más profundo del ser humano”.
Desde ahí nacen sus palabras desde “ese manantial que a veces fluye suave y a veces es una cascada”. En esta época de sequía es agua limpia y fresca, Ahí la tenemos para el que tenga sed. El que tenga sed que beba. El que tenga oídos que oiga.

Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital