El blog de Quique
 
La Cartera
 

Con este artículo quiero recordar a una buena mujer y a una gran persona que tenía un corazón que no le cogía en el pecho, y hacer un pequeño homenaje a sus seis hijos que todavía viven todos. Paco el Chupete el más pequeño en Fuente Palmera, Juan Antonio en Ochavillo del Río, aunque de vez en cuando tiene que desplazarse a Barcelona a sus revisiones médicas, pero lo más rápidamente posible vuelve de nuevo a disfrutar de su pueblo, de sus amigos y ahora tan bien de su nueva compañera María la de Rampete. Los demás siguen viviendo en Barcelona, La Conchita, La Flore, El Tomate y la Tránsito, que es la mayor y también pasa grandes temporadas aquí con nosotros en Ochavillo del Río, disfrutando sobre todo de nuestras costumbres, feria, miércoles de ceniza. etc. etc.

A lo largo de la historia de un pueblo siempre podemos encontrar algunas personas un tanto especiales, que se hacen diferenciar por alguna que otra cualidad, por algún don con el que la naturaleza les ha premiado. Y podemos encontrar poetas, cantantes, humoristas, políticos... y un sin fin más de singulares seres distintos a los demás.

[center][img]http://www.ochavillo.com/blogs/quiquegm/lacartera.jpg[/img][/center]

Pero esta señora, Concepción Castell Lucena, en su juventud conocida popularmente como Conchita la de Perico, y posteriormente como La Cartera de Ochavillo del Río, fue un personaje diferente entre los diferentes. Y sin lugar a dudas, merece formar parte de la historia con mayúsculas de nuestro pueblo.

Nació Conchita un cuatro de Septiembre de 1914, ahora hubiera cumplido los 94 años de edad, en la villa de Ochavillo del Río, de padres agricultores y con diez hermanos, supo desde muy pequeña que su destino le aguardaba en el campo. Por este motivo, tuvo que dejar muy pequeña la escuela para hacerse muy tempranamente una mujer, trabajando en el campo para ayudar a su familia a vivir en unos tiempos, de conflictos, hambre y pobreza.

Pero le bastaron los pocos años de aprendizaje en la escuela, para poder saciar su afición por la escritura y la lectura, y convertirse en una poetisa de lo popular. Porque desde muy pequeña empezó a revelar su vocación por la poesía, el humor, las coplillas, el cante y el baile, unas dotes que encerraban un carácter entrometido, alegre, simpático y dicharachero. Tal vez por esto, fue durante muchos años pionera en organizar fiestas junto a su inseparable marido y compañero José González “El Cartero”, que ponía con su acordeón la música y la alegría de las verbenas, mientras Conchita le acompañaba con la típica botella de aguardiente de “La Cordobesa o Anís del Mono” y con la cucharilla dale que te pego.

Dos grandísimos personajes que hoy de nuevo merecen ser recordados, porque hicieron pasar muy buenos momentos a los mayores y a la juventud del pueblo de aquella época de penurias y miserias.

Hasta el día de su fallecimiento en el año 2001, La Cartera conservó su casta y siguió escribiendo poesías de algunos sucesos relevantes, dándole a sus escritos ese toque de humor característico de ella. Porque hasta ese día, dejó viajar su mente una y otra vez por los recuerdos del pasado para poder dejarnos un gran legado, refrendado en las maravillosas fiestas vividas, las historias del trabajo, las coplillas, los cantos populares y los chascarrillos de su juventud, algunos que como este decían:

Treinta reales me llevastes
Por una noche na más.
Jesús... que noche tan cara
Poniendo yo el material.

Y así, cada vez que charlaba con Conchita me contaba alguna historia o anécdota o me cantaba alguna canción popular. Por todos aquellos momentos vividos en mi juventud, quiero hoy de nuevo principios de Octubre de 2008, traer a esta página estos recuerdos para compartirlos de nuevo con su familia y con vosotros.

Ver comentarios

Una descripción muy buena aún sin haberla conocido te haces a la idea de lo maravillosa que pudo ser esta señora en unos años tan dificiles.En esta ocasión has plamado sobre el papel tus sentimientos, una vez más te digo enhorabuena.

No registrado (rafi ojeda) Comentario realizado el 18 de Febrero de 2009 a las 16:25:56    Denunciar comentario

Siempre es bonito recordar a nuestros mayores y más si han sido personas mayores que marcaron una época en la historia reciente de nuestro pueblo. Muy bien, muy bonito y muy sentido, sigue en esa línea.

No registrado (Uno de Ochavillo) Comentario realizado el 13 de Febrero de 2009 a las 17:01:16    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital