El blog de Rafa Yuste
 
Sobre la verdad
 

“La verdad os hará libres”
(Jn 8,32)

Amiga y amigo de Ochavillo: los seres humanos podemos estar orgullosos de lo mucho que hemos conseguido saber. Es cierto que con los conocimientos adquiridos hemos hecho luego muchas barbaridades, hemos usado mal de la ciencia, pero el saber en sí ha contribuido a liberarnos de la animalidad, a aminorar el sufrimiento y a desarrollar lo mejor de lo que somos. Quiero hablarte hoy de las relaciones con la verdad.

De entrada, para encontrar la verdad, lo primero que hay que hacer es buscarla y quererla. Desde antiguo, los más sabios han buscado la verdad por puro amor a ella. Han amado el saber por el saber. La curiosidad y el asombro ante la realidad han sido motivos suficientes para buscar la verdad y la verdad misma ha servido de recompensa suficiente para sus afanes. No obstante, pienso que hasta en el conocimiento más desinteresado subyace un interés. Buscamos la verdad guiados por nuestros intereses, con la esperanza de que nos sirva para algo. Eso no empañará nuestra relación con la verdad, siempre que el horizonte de nuestros intereses esté en conocer más y mejor la realidad para transformarla y mejorarla, no para dominarla y empeorarla.

En el conocimiento de la verdad, nunca está dicha la última palabra. Con la verdad nos pasa como a esas líneas que se acercan de continuo a otra sin llegar nunca a tocarla. Creo que las llaman asintóticas. Podemos alejarnos cada vez más del error, pero nunca podemos decir que estamos en la verdad plena. Eso da a la búsqueda de la verdad una dimensión histórica capaz de revisar el pasado, de sentir el pulso del presente y hasta de adelantar el futuro.

Desconfío de los que creen poseer verdades absolutas, inconcusas e incontrovertibles. Me agrada, en cambio, la flexibilidad de quienes creen que toda verdad está sometida a examen y contradicción, a reinterpretación, a la luz de nuevas experiencias o nuevas evidencias racionales. En cualquier ámbito del saber, nuestra concepción sobre lo que es o ha sido el mundo, tiene algo de fragmentario y provisorio. Esa concepción del saber alienta la búsqueda de la verdad, mientras que el dogmatismo causa hastío.

Pero desconfío también de los escépticos y los relativistas. Si no damos crédito a ninguna verdad (eso significa ser escéptico) o le damos el mismo crédito a todas, nos paralizamos, no avanzamos en el conocimiento, ni en la acción. Aunque nuestros cimientos no sean absolutamente firmes, sí son suficientemente firmes como para construir sobre ellos. El escéptico es un perezoso mental. El relativista huye del compromiso.

Hay mucha gente que tiene miedo a la verdad y todos la tememos en algunos momentos. Muchos temen que la verdad ponga en peligro su poder, sus privilegios o su falsa buena fama. Quien teme a la verdad generalmente tiene algo que ocultar. Cuando hemos actuado no movidos por los intereses más legítimos y más generales, sino por intereses bastardos y más particulares, la verdad asusta y hasta aterra. Sin embargo, a la larga, el reconocimiento de la verdad es el camino más rápido a la libertad.

De suyo, la verdad es expansiva, hay que hacer que todo el mundo la conozca. Solo los tiranos o los oscurantistas prefieren que la gente no sepa la verdad. No obstante, en la vida social hay que ser pudoroso con la verdad. No todas las verdades han de airearse. Y menos las ajenas. Sólo aquellas cuya ocultación mantendría a los demás en una peligrosa ignorancia y aquellas que han sido sofocadas por la injusticia. En ocasiones, la paz puede ser un valor superior que nos invite a preservar la difusión de determinadas verdades.

La verdad no es exhibicionista. Ni todas las verdades han de disolverse con el jabón de la crítica, ni la verdad se deja manipular como arma arrojadiza. Hay que saber también amar y respetar, no profanar, la íntima verdad de cada persona. Ojalá la verdad nos haga libres.

Ver comentarios

La verdad más verdadera es que nacimos desnudos y algunos matan para que otros toda la vida sigan así:desnudos.No saben que por muchos desnudos que dejen en este mundo nunca podran llevarse a la sepultura toda la ropa de la que les privo en vida.Luchemos para que desnuden cuantos menos mejor y logremos el camino más rapido de la libertad que no es otro que anular a los opresores de la misma, que siempre han intentado imponer su VERDAD.Con opresores ni hay verdad , ni hay libertad, luego ganemosla entre todos/as.

No registrado (libertario) Comentario realizado el 7 de Noviembre de 2006 a las 20:11:27    Denunciar comentario

Kierkegaard dijo: “Está equivocada toda consideración de la verdad como adecuación del pensamiento con el ser, o del ser con el pensamiento”. Escribe en su Diario: “Se trata de encontrar la verdad. La verdad consiste para mí en encontrar la idea para la que quiero vivir y por la que quiero morir. Y para esto, ¿de qué me aprovecharía encontrar esa verdad que llaman objetiva..., que no tuviese para mí y para mi vida una significación más profunda? La aceptación vital de la verdad, esto es lo importante”. La verdad se verifica en una vida verdadera.

No registrado (un amigo) Comentario realizado el 26 de Octubre de 2006 a las 20:38:11    Denunciar comentario

La pregunta ¿qué es la verdad? es objeto de debate entre teólogos, filósofos y lógicos.

En terminos generales se puede decir que la verdad es aquello que satisface en grado sumo al ser humano, a tal grado que, al poner en practica dicho conocimiento, produce cierto grado de felicidad. Es obvio Rafa, que este escrito se acerca al grado de satisfación del ser humano,
enhorabuena.

No registrado (Manuel Rivas) Comentario realizado el 22 de Octubre de 2006 a las 00:58:09    Denunciar comentario

Me parece el mejor de tus escritos en el blog, ojalá hubiera muchos curas con la lucidez y la tolerancia que demuestras.
Un abrazo.

No registrado (Un amigo) Comentario realizado el 9 de Octubre de 2006 a las 14:19:13    Denunciar comentario

Me parece el mejor de tus escritos en el blog, ojalá hubiera muchos curas con la lucidez y la tolerancia que demuestras.
Un abrazo.

No registrado (Un amigo) Comentario realizado el 9 de Octubre de 2006 a las 14:19:03    Denunciar comentario

La verdad es escurridiza. Cuando creemos poseerla y queremos ponerla al servicio de la justicia, enfrentándola al poder, deberemos pagar un alto precio. El precio por no reconocer que el que puede dar a conocer a todos su verdad, está más cerca de convertirla en la verdad, la oficial y aceptada, la que no se discute.

La vida es más fácil gracias a la mentira. O mejor, gracias a la verdad oficial de hoy, que gracias a alguno locos libres, ojalá se convertirá en la mentira de mañana.

Pero, lamentablemente, la nueva verdad tendrá los mismos dueños, nuevamente servirá, transformada en burda mentira, para someter a los buscadores de esa verdad intangible, inalcansable, pero poderosamente irresistible.

No registrado (un medio loco... medio libre) Comentario realizado el 3 de Octubre de 2006 a las 11:56:47    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital