Ochavillo en las vivencias de Manuel Delgado
 
Juan Ramirez
 

La muerte de Juan Ramírez ha sido de un impacto tremendo en todos los que lo conocimos y pudimos disfrutar de la cercanía de un ser humano extraordinario. Pero pasadas las horas del dolor intenso por la seguridad de no tenerlo más, comienza el análisis de una figura humana y política de una dimensión que va creciendo a medida que la extrañamos.

Ahora que los tambores electorales acrecientan su ruido, apreciamos la grandeza de un político que había hecho de las ambiciones del pueblo su única ambición. Cuando vemos aquí y allá, que a muchos políticos se les olvidan los ideales de servicio a los demás y las metas colectivas, sobre todo si está en juego su ascenso al poder; cuando sin pudor las noticias reflejan las encarnizadas luchas intestinas por un puesto en una lista electoral, y la subasta de mentiras por arañar un voto, sobresalen más las personas como Juan que no han tenido otro objetivo que las demandas de su pueblo, dignificando la vida pública, sin aspavientos, con tanto respeto al adversario como a los principios que siempre defendió.

Por este motivo, alguien que ha mantenido una clara identificación con la izquierda más auténtica, lejos de caer en el sectarismo, no tuvo impedimentos para buscar siempre la mejor formula unitaria que diera los mejores frutos para la transformación democrática, la defensa y desarrollo de los derechos y libertades, la transparencia de la vida pública y del bienestar de los más desfavorecidos. Por este motivo después de estar presente en las luchas jornaleras y por la democracia, encabezó la conquista de la autonomía de su pueblo manteniendo estrechos lazos el resto de la Colonia. Ayudó en ese empeño a pueblos de toda Andalucía en el mismo objetivo, entre ellos Ochavillo. Ejerció el poder municipal siempre pensando en que era un instrumento para un objetivo común, haciéndolo próximo a la gente; mejor que nada lo expresaba una de las coronas de flores en su entierro, pagada por los trabajadores del Ayuntamiento, que decía “TUS COMPAÑEROS DE TRABAJO.” . Siempre fue uno más, esa fue su grandeza.

Participó políticamente mediante ADC, y el OLIVO en el ámbito local, y más allá en otros procesos electorales expresó su afinidad ideológica con Izquierda Unida. Esto no le impedía tener siempre un criterio y una capacidad de análisis propio, siempre equilibrado, siempre pisando tierra, dominando los tiempos para no caer ni en la precipitación, ni en la pérdida de oportunidades.

En los últimos cuatro años de gobierno del Olivo, en su pueblo y en la Colonia, en las enormes dificultades, en tantos callejones sin salida, en los peores momentos que llenaron toda la legislatura, la figura de Juan resplandecía por encima de las circunstancias, concitaba la calma y la unidad, el pulso firme y la constancia. Tenía ese toque especial de los lideres sencillos, de los hombres buenos que trabajan cada día por lo que creen, que llenan su vida de gratas experiencias, de amistad sincera, de trabajo honrado.

Tengo la absoluta seguridad de que su vida producirá todavía muchos frutos, de que ha dejado sembrada su semilla en la Historia de la Colonia, donde ya se encuentra, para que su ejemplo prenda en nosotros, sobre todo en los jóvenes carretereños y colonos, para continuar su tarea.

Ver comentarios

Hoy II dia de olivo independientes, todo el mundo se resiente...:( ha sido tan duro este año sin ti...como se nota tu ausencia, y es que el pueblo de Fuente Carreteros ya no es lo que era sin ti!!!! A pesar de todos los sucesos que han ocurrido, que Ochavillo no olvide jamás que en este pueblo tiene un AMIGO!

No registrado (Laura) Comentario realizado el 19 de Abril de 2009 a las 09:37:24    Denunciar comentario
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital