El Blog de Irene González Dugo
 
La licenciatura de mis padres
 

 ¿Os acordáis cuando les planteabais a vuestros padres qué queríais ser de mayor?


Así se dirigía a la recién graduada clase de 5º de Periodismo nuestra Delegada. Tembló entonces mi estómago y se derramaron algunas lágrimas. El acto se había desarrollado con mezclas de emoción y risas, incluso con críticas importantes sobre la lucha periodística, pero sólo esta frase fue la que me dio el sentimiento final.


Por supuesto que me acuerdo. Durante los años de tu vida, a medida que vas estudiando, te planteas unas y otras profesiones. Comienzas elogiando el trabajo más cercano, el de los profesores ¿Quién no ha pensado en ser profesor? Sin embargo, para algunos, se va deshaciendo el mito. Las especializaciones a partir de 4º de la ESO, y la decisión casi final en Bachillerato, comienza a crear un perfil de lo que, si todo sale bien, será tu futuro trabajo. Para entonces ya habrás querido ser actriz, historiadora, filóloga, publicista o, incluso, economista.


Cuando radicas en que finalmente tu pasión es escribir, los mitos más apasionados de la profesión se ponen en primer lugar. Ahora quieres tener un gorro con una tarjetita que indique “Press”, tienes una pequeña agenda y un bolígrafo y el sueño de tu vida es gritar algún día lo de “¡Paren las rotativas!” porque traes la mejor noticia del mundo y debe ocupar la primera plana. Hay que empezar a comunicarlo, ¿qué le parecerá a la familia que hayas decidido ser periodista? O mejor, ¿qué les parecerá que tu meta en la vida sea ser corresponsal de guerra? Por supuesto lo segundo mi madre lo obvió, y a día de hoy, cada vez que lo nombro parece que lo olvida. Pero no por ello, ninguno de los dos, ha dejado de impulsarme hasta el cielo. Han sabido animarme cuando llegó septiembre (ese mes), han comprado libros fuera de la bibliografía recomendada para seguir formándome, han mandado fotos de exposiciones callejeras de periódicos, han recopilado prensa antigua, han hecho esquemas de las empresas de comunicación españolas, han estado atentos en mis charlas y han compartido conmigo cada minuto de la actualidad política, social o económica.


Estos 5 años han sido los mejores de mi vida. He aprendido, he conocido, he admirado e incluso me he deprimido. Detrás de estos cinco años no hay más que unos padres que han luchado para que haga realidad mi sueño. Sin ellos, moral y económicamente, hoy no sería Irene González Dugo, Licenciada en Periodismo.


Ellos tienen la carrera más larga del mundo, y lo increíble es que nunca se cansan. Por eso cedo mi título a quien realmente lo merece. Enhorabuena a mis padres, hoy y siempre seréis Licenciados en Esfuerzo, Constancia, Trabajo y Valentía.


Solo espero poder devolverles todo lo que han hecho por mí y que estén orgullosos de mi trabajo, aunque mi padre siempre diga que la televisión solo dice mentiras.


Gracias


Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital