El blog de Dani Hens
 
Libertad "relativa"
 

 ¿Realmente somos libres?…


 

Si alguien se para a pensar en ello… seguramente le cree un conflicto interno con sus propios pensamientos, pero claro… una vez más nos encontramos con que los pensamientos de cada persona gracias a Dios divergen unos de otros saltando de persona en persona y convirtiéndose a veces unos de otros en verdaderos polos opuestos.

Después de meditarlo unos minutos y reflexionando sobre ello… llego a la conclusión de que no… pero no voy a ser extremista ni radical y entonces voy a enfocar este post con este titulo al cual llamo “Libertad relativa”, por no llamarlo por su nombre que seria “La verdadera historia de la estupidez del ser humano“.

 

La conclusión de este pensamiento o mejor dicho… de esta forma de pensar es la siguiente:

Estamos siendo Gobernados, controlados, obligados a trabajar toda la vida, obligados a obedecer a leyes y a gente absurda. No somos realmente libres dado que si alguno de nosotros queremos visitar esa fabulosa isla paradisíaca en la que perdernos unos días, necesitamos, dinero…, un pasaporte…, un billete en cualquier medio de transporte…, cosas que no dependen de nosotros mismos.

La gente antiguamente, construía con sus propias manos los barcos, se lanzaban a la mar en busca de nuevos parajes y lugares desconocidos. Antiguamente este mundo era libre. Ahora un grupo de personas se creen con derecho a gobernarlo y a dictaminar las directrices a seguir por el resto de la humanidad. Sí, estos “personajes” son esta clase casposa a la que denominamos políticos, se creen dioses, y tratan a la multitud, a las masas, en definitiva a nosotros como “pueblo”. Nos dan el trato de número, dado que para ellos solo somos eso, números de votos los cuales les ayudamos o mejor dicho les respaldamos en la toma de decisiones, las cuales toman un grupo reducido de personas “representando” a millones de ellas, ¿estamos locos o que?.

 

A mí, me gustaría algún día poder formar una familia, construirme una bonita casa con los materiales que nos da la madre tierra, una bonita casa de madera, en un paisaje natural, lleno de árboles, con bellas vistas y en mitad de la naturaleza, poder cultivar mi propia comida, sin necesidad del dinero y viviendo de lo que la naturaleza creó para que pudiésemos vivir. ¿Os estáis riendo de esto que acabo de escribir al igual que yo?. Eso es utópico, hoy en día un pedazo de tierra tiene un precio (que no es simbólico), se pide mucho dinero por ella. ¿Cómo puede ser que se haya puesto precio a algo que fue creado para la vida?, ¿Cómo nos podemos creer sus dueños?. La tierra se creó hace millones de años, esta albergó vida desde el principio de los tiempos, ofreciéndoles a estos moradores alimentos, cobijo, y en definitiva todo lo necesario para el ejercicio de la vida. Hasta el momento que llegamos nosotros, “los seres humanos”, que veníamos con nuestro accesorio el cual llamamos cerebro, que supuestamente nos dotó de “inteligencia”. 

 

¿Qué inteligencia?, acaso, ¿es inteligente cargarnos el mundo en el cual vivimos?, ¿es inteligente matarnos entre nosotros?, ¿es inteligente cuadricular todo de manera que nosotros mismos somos los culpables de nuestra extrema falta de libertad?. Lo único que veo inteligente de nosotros es el no fiarnos de nosotros mismos. 

 

Según nuestra religión Dios nos creo con inteligencia y la sabiduría, aquella fuerza divina que nos creó confió en nosotros para crear la raza perfecta. Vamos… el tiro, malamente hablando le salió por el culo, Satanás todavía anda partiéndose el pecho porque desde que el ser humano tiene el uso de razón solo a buscado el poder. Hemos acabado con multitud de especies, matamos por diversión, acabamos con la madre naturaleza.

Somos una estúpida raza que solo busca hacerse con más y más dinero, somos posesivos, peleamos, matamos y robamos solo por dinero, somos manipulables, somos vagos, perfectamente imperfectos. El mundo va cuestabajo , porque nosotros no supimos hacer las medianamente bien y en vez de esto perdimos el tiempo caminando de la mano del amigo poder poniéndole nombre a cada tierra, creando fronteras y naciones a la vez que los idiomas se convierten en el elemento mas sectario y discriminatorio jamás creado.

 

En definitiva, con esta reflexión que evidencia la no existencia de libertad, solo me queda pedirte perdón Madre Tierra por como te hemos tratado y acato agachando mi cabeza el gran castigo que nos estamos ganando a pulso.

 

 

Un saludo: Daniel Hens.

 

Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital