El blog de Alfonso Balmón Jiménez
 
Emoción humana
 


Cual artista coge su pincel con el afán de contar sus emociones, cual literato se aferra a su pluma entre lágrimas para expresar su desesperanza, tomé el lienzo al alza, cuerpo sumergido en carderas incandescente de ferrocarril industrial deseoso de producir la inmaterial y olvidada energía humana…..


                                                                       Construí un pilar en la pared con tu cuerpo alborotado entre un vaivén y otro,


Arrinconé tu motor biológico en la esquina del oloroso potro,


                                                           Nada limpio, pero sí de efímera sinfonía que pedía a gritos nuestra lujuria rebelada ya, contra las cadenas de la sociedad.


                        Prematuro y atronador griterío se desparramaba por la sala,


                        Cuando barría con mis labios los profundos huecos del puente que une tu tronco y tu mente.


                                   En la antesala,


De un preludio de sentimientos aprisionados,


                                                           De una conducta aletargada desde los confines de tu mirada.


                        Y se desparrama,


                                               Mi sudor entre la cobertura de tus pechos, entre el canal que divide tus dos maravillosas montañas para terminar en la más oscura de las praderas nevadas.


Y parecías enrollarte entre tus carnes cuando te susurraba al oído “esta es la expresión divina del hombre terrenal, vamos a disfrutar”


                        Con olfato, tacto y dulzura reconocía todos tus recovecos,


                        Con embelesada sensación y papel mojado limpiaba todos tus meandros.


Y puse mi mano en tu pecho,


                                   Como el que acaricia la prudencia hecha persona,


                                                                       Como el funambulista paralítico que sueña,


Todo el potencial de un desierto abrazador me toma entre sus brazos.


 


                        Hay dios mío… escucho pitos y panderetas resonar festejos


                        Y no pienso quedarme a lo lejos


                        Rompo a luchar por sentirte casi dentro,


                        Y tú te mueres porque estemos parejos


 


Pero no seré yo quien te diga que te echará de menos,


                                   Sino que mi pincel llorará su lienzo


                                               Harto de pintar vírgenes al viento    


                                                           Que sea una mujer hecha al fuego


                                                                       De una cardera candente de hierro


                                   Para construir la energía que de nosotros emana


                                               Para construir la inmaterial emoción humana.


 


Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital