El blog de Quique
 
Concepción García Téllez "Concha"
 

[b]La fuerza y la voluntad de una madre coraje por salir adelante[/b]

[center][img]http://www.ochavillo.com/blogs/quiquegm/Concha.jpg[/img][/center]

Es 4 de Febrero, amanece el día muy lluvioso, como cada mañana me preparo para ir a trabajar y en mi quehacer diario de recorrer las calles del pueblo, me encuentro cada día con gente llana y sincera que sin querer te cuentan cosas de su vida diaria y cotidiana. A veces estos comentarios, estas charlas o estas pequeñas historias a pie de calle, resultan auténticos testimonios de personas dispuestas a demostrarte toda su confianza, su cariño y por supuesto su amistad a nosotros los Carteros, que de una forma u otra también formamos parte de la vida de estas personas con las que nos encontramos todas las mañanas y a las que les damos cariñosamente los buenos días y compartimos algunos minutillos con ellas.

En uno de esos días que os comento, hace ahora unos 10 años conocí a Concepción García Téllez, “Concha” para los amigos y vecinos”, que acababa de jubilarse y volvía para vivir su vejez a su pueblo natal Fuente Palmera, después de haber pasado unos 45 años trabajando en Córdoba.

Concha nació en Fuente Palmera, un 31 de Diciembre de 1931, por lo que, acaba de cumplir 78 años de edad, hija de José García García y de Rosario Téllez Bernier. El matrimonio tuvo 6 hijos, de los que sólo viven dos, Concha nuestra protagonista y su hermana Rosario, con la que mantiene una muy buena relación y a la que visita en la Calle Miguel Hernández cada vez que el tiempo y sus “malditas” piernas se lo permiten.

Nuestra protagonista se casó muy joven con Juan López Pozo, natural de Fuente Palmera, del que enviudó con tan sólo 24 años en 1955, encontrándose embarazada de su tercer hijo Manuel, anteriormente había tenido a sus hijos Juana y José Antonio. Pero la vida seguía sin sonreírle mucho y por si era poca la pérdida de su marido siendo tan joven, el destino le depararía dos palos más y muy gordos, ya que sus hijos Juana y Manuel, fallecieron muy jóvenes también con tan sólo 29 y 22 años respectivamente.

Todos estos avatares en la vida de Concha, fueron curtiendo a una mujer fuerte, con una fortaleza superior para criar a sus hijos, una auténtica madre coraje. Circunstancias estas últimas que le hacen marcharse a Córdoba embarazada de último hijo. Consigue muy pronto trabajo en la Casa Cuna de la Calle Torrijos 10, donde pasa varios años trabajando como cuidadora de niños con las monjas, se establecen en el Centro como residentes y va criando poco a poco a sus hijos.

En estos años de penurias, miserias y desengaños de la postguerra española, Concha fue haciéndose cada vez más fuerte, con lo que vivía cada día, niños y niñas huérfanos, abandonados, a los que ella daba todo su apoyo y cariño, primero como hemos comentado anteriormente en la Casa Cuna y después en el antiguo hospital de Puerta Nueva edificio del siglo XVI, que desde 1980 es la actual Facultad de Derecho y Ciencias Económicas de Córdoba.

En su última etapa como trabajadora pasa ya a unas modernas instalaciones en los actuales Colegios Provinciales de la Diputación, donde empieza a trabajar de Cocinera hasta su jubilación a los 61 años. Pero Concha no cejando en su empeño, continuó unos años más trabajando por su cuenta, haciendo de limpiadora en casas y oficinas.

Cuando Concha vuelve de nuevo a Fuente Palmera, se va a vivir a la Calle Miguel de Cervantes, domicilio en el que vive aún. Se encuentra unos vecinos y vecinas muy jóvenes, ya que era una urbanización de nueva creación, pero de momento entabla amistad y compañerismo con todos ellos. Concha se convierte en la abuela de la calle, la abuela de todos los niños y niñas. Puestos al habla con algunos vecinos me comentan que Concha ha sido como una madre para ellos, se iban a trabajar y ella cuidaba y les daba una vuelta a los niños en sus respectivas casas e incluso les daba de comer y les ayudaba en todo lo que buenamente podía, todavía hoy lo sigue haciendo, aunque un poquito menos debido a su avanzada edad y sus problemillas de salud.

En verano, me comentan también los vecinos, que se sientan al fresco en la puerta de ella a charlar hasta altas horas de la madrugada, mientras los niños corretean y juegan y que al finalizar el estío, antes de que los crios comiencen de nuevos las clases, les prepara una gran fiesta de despedida con sopaipas y chocolate.

En definitiva, creo que nuestra madre coraje, es la esposa, la madre, la hija o la abuela, que cualquiera de nosotros quisiéramos tener, ya que es una persona muy encantadora, que desprende mucha bondad, mucha luz y mucha humanidad, y lo mejor de todo es que la transmite.

Bueno, después de un rato charlando dejamos a nuestra amiga Concha, que vive prácticamente para sus vecinos y vecinas, sin olvidarse por supuesto de su hijo José Antonio que se encuentra en Córdoba y que la visita con asiduidad, de sus 5 nietos y sus 2 biznietos por los que también sigue luchando cada día y por los que tiene auténtica pasión.

Un besito Concha y hasta siempre.

Quique.-

Ver comentarios

No existen comentarios para este artículo.
add
 
Otros artículos del autor
 
 
© Octubre 2010 - Ochavillo.com - Powered by Aldea Digital